Google+ Followers

25 de enero de 2013

Holocausto y Heroísmo


Lic. Rafael Winter (Rufo) para CCIU


El 27 de enero es la fecha en la cual, en su momento, las Naciones Unidas decretaron el "Día para la Recordación del Holocausto”, con todas las implicancias que ello tiene. Ese día fue el elegido pues, en tal fecha del año 1945, el Campo de Concentración de Auschwitz fue liberado.
El Holocausto tuvo lugar dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en la cual murieron decenas de millones de personas. 

No podemos de ninguna manera olvidar  que, como consecuencia de la "ideología" racista del nazismo (mas que ideología el nazismo fue -sigue siendo- un crimen) fueron víctimas selectas los gitanos, los discapacitados,  los homosexuales, los presos políticos, y muchos otros.
Pero es en el exterminio del pueblo judío que los nazis apuntaron todas sus baterías. La historiadora Lucy Dawidovicz tituló su libro "the war against the jews", es decir:"La Guerra contra los judíos". 
Seis Millones de judíos, entre los cuales un millón y medio de niños y adolescentes fue aniquilado. Pero no solo que se los trató despiadadamente. En el caso del pueblo judío, el objetivo fue exterminarlo en su totalidad. La Conferencia de Wansee del año 1942, finalmente termina de organizar y sistematizar un crimen que ya había comenzado con la invasión nazi de Polonia al comenzar la Segunda Guerra Mundial.

Fue esta conflagración la que le dio al nazismo la posibilidad de materializar el exterminio. Lo que los nazis llamaron de manera eufemística "Solución Final”. No podría haber ocurrido sin una guerra total, si los nazis se hubieran circunscripto solamente a Alemania y no hubiesen ampliado su así llamado "espacio vital".

Ampliar el espacio vital era uno de los objetivos del nazismo. El otro fue, como ya dijimos, la aniquilación total de un pueblo entero, el pueblo judío.
La Segunda Guerra Mundial tuvo pues para los nazis un doble objetivo, no siempre considerado por analistas e historiadores. Sin desmedro, como también fue expresado, de las demás millones de víctimas de la insanía y barbarie nazi. Por todo esto es fundamental
no olvidar, recordar y educar.
En el marco de horror que significó la Shoah, también hubo Gvura (resistencia, heroísmo), ya sea abierta o encubierta, pasiva o activa. Vaya si la hubo. En las horas más trágicas los judíos lucharon dentro de sus posibilidades, de una manera encomiable, desesperada, casi increíble.
Sobre las paredes de una Sinagoga en el Ghetto de Varsovia se encontró esta inscripción: "Los judíos no pierden la esperanza, no se rinden”. En una Sinagoga de Colonia, Alemania, encontramos escrito:"Creo en el sol aun cuando no está brillando, creo en el amor aun cuando no lo siento, creo en D"os aun cuando El esta callado".

Cuando se habla, escribe, sobre resistencia y heroísmo, más allá de los muchos, muchísimos casos que hubo en ciudades, aldeas, bosques, ghettos y hasta campos de concentración, la misma se focaliza en un episodio: la Rebelión del Ghetto de Varsovia. La cual comenzó el 19 de abril de 1943(semana de Pesaj en su momento) y este año, por lo tanto, se cumplirán setenta  años de la misma.

Y cuando nos referimos a la Rebelión del Ghetto de Varsovia-una de las páginas más gloriosas en la larga historia del pueblo judío-es la figura del Comandante Mordejai Anielewicz la que constituye un emblema de tan memorable acto de resistencia y rebelión.
El 23 de abril de 1943, el comandante Mordejai Anielewicz, en pleno Ghetto de Varsovia, en la breve pausa del combate, se tomó el tiempo para escribir entre otros conceptos"...no tengo suficientes palabras para describir las condiciones en que viven ahora los judíos del Ghetto.

Solo algunos podrán, tal vez, resistir esos sufrimientos, el resto habrá de morir tarde o temprano, su suerte está echada....es posible que suceda un milagro y algún día nos volvamos a ver...lo dudo...He cumplido con la última aspiración de mi vida. 
La resistencia judía es una realidad. Soy feliz por haber sido uno de los primeros combatientes judíos del Ghetto.".
La rebelión del Ghetto de Varsovia fue en realidad el primer acto de resistencia popular armada en la Europa ocupada por los nazis.
Pero la lucha de sus combatientes  no  fue solamente por el pueblo judío y por su supervivencia. Lo fue también por el honor y en defensa de la dignidad humana. Es parte de las grandes luchas en defensa de los valores de la humanidad.

Concluyo citando textual partes de un fragmento del  Editorial del diario "Clarín" de Buenos Aires, escrito el 25 de enero de 1995,10 años antes de que las Naciones Unidas institucionalizaran el día 27 de enero que estamos recordando. 

Dice, entre otros conceptos, que:"los grandes crímenes colectivos de la historia empalidecen frente a esta masacre contemporánea...la necesidad de reflexionar sin pausa sobre las causas y condiciones de lo ocurrido, tal vez no desaparezca nunca. Hay que estar siempre en guardia para que no se repita, ni siquiera amenace con repetirse una tragedia semejante".

Para que no se repita-además de por supuesto no olvidar y recordar-el mejor "antídoto" (si es que lo hay) es la EDUCACIÓN.
Publicar un comentario