Google+ Followers

31 de agosto de 2014

HAMAS DECIME QUE SE SIENTE

Dos extranjeros explican por qué se unieron a ISIS y justifican las decapitaciones


Por Atika Shubert y Bharati Naik.
Londres – Los combatientes extranjeros en Siria e Iraq se han vuelto un gran dolor de cabeza para las autoridades de todo el mundo.
A muchos les alarma el rápido aumento de la cantidad de occidentales que se han unido a los grupos militantes que tratan de establecer un califato islámico. Se han emprendido muchas investigaciones tras la decapitación del periodista estadounidense James Foley, ocurrida la semana pasada.

Hemos estado rastreando a los combatientes extranjeros que entran a Siria desde hace más de un año.
Durante este tiempo, nos encontramos con dos jóvenes que estaban dispuestos a hablar con nosotros a través de Skype desde el interior del país, en donde están ayudando a combatir a las fuerzas del presidente Bachar al Asad.
Hablamos con ellos por primera vez hace un par de meses y desde entonces hemos estado en contacto.
Tras mucho debatir —y mucha persuasión— accedieron a dar una entrevista desde el norte de Siria a través de Skype.
Parecía que estaban en un café internet clandestino. Como se esperaba, la conexión no era espectacular y fue necesario hacer varios intentos para poder hablar con ellos finalmente.
A pesar de que habíamos hablado antes con ambos, no fue fácil identificar cuál de los militantes enmascarados era cuál. Mientras tomaban asiento para empezar la entrevista, tuvieron cuidado de ajustar sus pañoletas para cubrir gran parte de su rostro.
Colocaron deliberada y cuidadosamente un AK-47 entre ambos. De forma involuntariamente graciosa y con un aire serio, se volvieron a presentar con sus sobrenombres yihadistas: Abu Bakr y Abu Anwar.
Abu Bakr estaba dispuesto a hablar con nosotros y gradualmente accedió a traer a otros combatientes para que los entrevistáramos, proceso que se dificultó ya que tanto Bakr como Anwar cambian de lugar cada par de meses.
Abu Bakr no nos dijo de dónde es, pero Abu Anwar es británico. "Soy del sur de Inglaterra", explicó. "Crecí en una familia de clase media. La vida era fácil en casa. Tenía una vida, tenía un auto. Pero la cuestión es que no puedes practicar el islam en casa".
"Vemos el mal a nuestro alrededor. Vemos pedófilos. Vemos homosexualidad. Vemos crímenes. Vemos violaciones. Y no podemos hacer nada al respecto porque nos obligan las leyes del kafir (infiel)".
Al principio, ambos combatientes llegaron a Siria para unirse a la alianza rebelde que se oponía al régimen de Bachar al Asad, pero ahora creen que es más importante establecer un califato islámico.
Cuando le preguntamos a Abu Anwar si tenía algún mensaje para sus amigos en casa, hizo un llamado a unirse a la lucha.
"Dejen las tierras de la infidelidad y partan hacia las tierras del islam", dijo. "En Raqqa tenemos un Estado islámico. Alhamdulillah (todos alaban y dan gracias a Dios) ahora en Iraq. Pido a todos mis amigos musulmanes que hagan la hégira (el viaje sagrado) hacia estos Estados islámicos".
En todas nuestras conversaciones, ambos hombres fueron corteses. Respondieron pacientemente a nuestras preguntas y estaban decididos a mostrarnos su punto de vista: para ellos, Estados Unidos es un país inmoral que está en guerra con los musulmanes.
En nuestra plática predominaron las discusiones de lo que para ellos eran injusticias estadounidenses, cosas como Guantánamo y lo ocurrido en Abu Ghraib.
También pidieron que se liberara a Aafia Siddique, una científica que estudió en Estados Unidos y a la que condenaron en 2010 por haber disparado a unos oficiales estadounidenses mientras estaba bajo custodia en Afganistán.
Abu Bakr empezó a agitarse cuando mencionó que se enteró de que hay otras musulmanas bajo custodia de Estados Unidos y que las tratan igual que a los hombres. Tanto Bakr como Anwar coincidieron en que esto era una total injusticia.
En nuestra más reciente entrevista les preguntamos acerca de la grabación de la muerte del periodista estadounidense James Foley.
"Cuando se publicó el video lo vimos en nuestra base y uno de nuestros hermanos lo descargó. Mi reacción inicial fue pensar que esta había sido una reacción directa a los crímenes que Estados Unidos ha cometido contra el Estado islámico", dijo Abu Anwar.
Abu Bakr agregó: "pensamos que el Estado islámico realmente no tiene otra opción. Estados Unidos tiene la tecnología, pero eso no significa que puedan llamar a cualquier país ni bombardear a quien quieran sin detenerse por nada. ISIS trató de negociar el intercambio con un prisionero musulmán, trató de negociar un rescate con ellos, pero ellos son demasiado arrogantes para verlo. Pensamos que estuvo muy justificado y pensamos lo que el mismo James Foley dijo… que su verdadero asesino era Estados Unidos".
Su interpretación del islam es radical y extremista: su sentido de la justicia es medieval y dicen que el Consejo Musulmán de Gran Bretaña, la mayor organización musulmana de Reino Unido, son apóstatas. Les preguntamos si considerarían llevar a cabo una ejecución por decapitación.
"Esa es la forma islámica de ejecución y solo haremos lo que complazca a Alá", respondió Abu Anwar.
"Si eso significa cortar el cuello a los enemigos del islam, entonces estaremos más que complacidos de hacerlo. Me gustaría conocer al Señor Alá y contarle lo que hice por su religión. Espero que Dios me dé la oportunidad de hacer lo que el hermano hizo con James Foley. Ya sea James Foley, un soldado estadounidense o Bachar al Asad… mis manos están prestas a llevar a cabo este bendito acto".
Sin embargo, cuando le preguntamos por qué siguen apoyando a ISIS a pesar de que al Qaeda condenó la brutalidad del grupo, inicialmente tuvieron dificultades para responder y su determinación se tambaleó.
"Es una diferencia táctica", explicó Abu Bakr. "Básicamente, al Qaeda no dice que ellos son muy crueles. Hay diferencias operativas respecto a ellos. Además, estamos en desacuerdo con ellos. Pero hacemos lo que el islam permite. No importa qué grupo sea ni cómo se llame, ISIS o al Qaeda".
Pedimos que nos dieran más detalles sobre las batallas en las que habían combatido o en dónde se ubicaban, pero los hombres tuvieron cuidado de no revelar demasiado.
Nos enviaron fotografías de su entrenamiento básico en un campamento de los militantes; en una de las fotos, Abu Bakr está dentro de una trinchera y sostiene un rifle Kalashnikov.
El único momento en el que parecían hacer una pausa en su discurso islamista era cuando hablaban de su familia. Cuando le preguntamos a Abu Anwar qué diría su madre, calló y se rehusó a hablar de ellos.
Está claro que ambos esperan morir en Siria, ya sea en batalla o en lo que ellos llaman una misión de martirio: un ataque suicida en contra de las fuerzas enemigas. Abu Anwar dijo que su familia había perdido la esperanza de que regresara.

"No, ya no me piden que regrese. Al principio lo hacían, pero ahora saben que no regresaré. Así que no tiene sentido que gasten su aliento. Oramos mucho que Alá te dé éxito y que Alá acepte esta yihad de tu parte. Entienden que no regresaré y saben que no me volverán a ver en esta vida".

26 de agosto de 2014

Israel no es el problema. Por George Chaya*



En esta columna de hoy, bien podría compartir con ustedes algunos hechos históricos fascinantes de la milenaria cultura árabe.  También pensamientos y magníficas experiencias acerca de esa antigua cultura.
Pero claro, en estos días, todas las personas parecieran estar en carne viva, hablan, entienden y hasta pareciera que tienen la solución a lo que está sucediendo en Gaza, con el conflicto Palestino-Israelí. Me referiré a ello solamente de paso y, en todo caso, será tema de un próximo análisis.

Hoy prefiero dedicar la mayor parte de mi artículo a pensar con ustedes sobre la amplitud del escenario geográfico de aquella región que conocemos como “mundo árabe” y al impacto de los hechos que allí se producen, algo que abordé en varios de mis artículos y análisis por los últimos años.
Para ello, le solicito como lector localizarse específicamente en la zona que va de Marruecos a Pakistán, un área predominantemente árabe y musulmana, pero que también incluye significativas minorías de otras creencias.

Usted puede preguntarse por qué dejo de lado a Israel y sus asuntos.
La respuesta es: porque Israel, y cualquier problema relacionado con ese país, no importa qué pueda usted leer u oír en medios de comunicación del mundo, no es el eje central, ni jamás ha sido el trastorno de la zona de la que hablamos.
Contrario a ello, Israel no es parte del problema, más bien es parte de la solución a la locura generalizada y estimulada por el terror fanático e irracional.


La disfuncionalidad psico-sociológica de una región

Es cierto que sí existe un conflicto Palestino-Israelí desde más de 60 años. Pero no es allí donde se centra o radica el núcleo del asunto principal de la disfuncionalidad arabe-islámica.

            Los millones de seres humanos que murieron en la guerra entre Irán e Irak desde 1980 y hasta 1988, no tenían nada que ver con Israel.

            Los asesinatos masivos en Sudán, donde los islamistas están masacrando a sus ciudadanos negros no musulmanes, no tienen nada que ver con Israel.

            Tampoco con Europa o con EEUU.

            Los recurrentes informes sobre Libia y el asesinato de miles de civiles en una aldea u otra a manos de los fundamentalistas islámicos de Al-Qaeda -los mismos a los que Europa y el presidente Obama ayudaron a derrocar a Khaddafi-  no tiene nada que ver con las acusaciones árabes al imperialismo estadounidense, al colonialismo europeo o al sionismo israelí.

            Tampoco Saddam Hussein invadió Kuwait en su tiempo, ni puso en peligro a Arabia Saudita, ni asesinó gaseando masivamente a sus propios ciudadanos a causa de Israel.

            Egipto no usó gas venenoso contra Yemen en los años 60 a causa de Israel.

            El fallecido presidente sirio Haffez Al-Assad no mató en una semana a treinta mil de sus propios ciudadanos en 1982 en el pueblo de Hamma, en Siria, a causa de Israel, y lo mismo para con los más ciento ochenta mil muertos que ha sabido generar su vástago Bachar en los últimos tres años de la mal llamada primavera siria.

            Por cierto, en el campo sirio, “es penoso escuchar el silencio” de colegas de analistas occidentales que desgranaron aplauso los primeros días de la revolución siria ahora que la guerra civil es abierta ya no hablan de eso.

            El control criminal del talibán en Afganistán y la guerra civil en ese país, no tuvo nada que ver con Israel, con Occidente ni con cualquier forma de imperialismo que haya pretendido avasallar la cultura árabe islámica.

            El terror de organizaciones como Hezbollah, quien secuestro al Estado legal libanes, no tiene que ver con Occidente ni con los judíos.

            Lo mismo aplica para la organización terrorista Hamas, que asesinó y depuso la autoridad de sus hermanos palestinos representados por el presidente Mahmoud Abbas en la Franja de Gaza.


Usted puede tomarlo o dejarlo, pero si desea continuar leyendo, deberíamos pensarlo con amplitud, mal que les pese a los simpatizantes del terror yihadista, a los arabistas fanáticos y a la izquierda lunática internacional.

            Nada de esto, ni las masacres diarias entre chiitas y sunitas en el Irak actual tienen que ver con Israel.

            Pretender ocultar estos hechos o negarlos, no solo no le hace bien al mundo árabe, sino que resulta una afrenta a la verdad histórica sobre la crueldad de gobiernos y regímenes árabes para con sus propios ciudadanos.

El origen del problema al que hoy muchos asisten como testigos sorprendidos, es que esta región donde la ideología integrista avanzó y se afianzó exitosamente en distintos países fue convertida absolutamente en disfuncional en toda su extensión y, bajo cualquier estándar conocido por el mundo moderno.

Y lo cierto es que: “la región hubiera sido disfuncional aunque Israel se hubiera integrado a la Liga Árabe y una Palestina independiente hubiera existido desde hace 70 años”.

Los 22 países miembros de la Liga Árabe, desde Mauritania hasta los Estados del Golfo, tienen una población total de unos 500 millones de personas, casi tan grande como la Unión Europea antes de su expansión y, ocupan un área mayor que los EE.UU. o que toda Europa.

Estos 22 países, con todos sus recursos naturales y el petróleo, tienen un Producto Nacional Bruto (PNB) menor que el de los Países Bajos más Bélgica e igual al de la mitad del PNB de -solamente- el estado de California. Dentro de este exiguo PNB, las brechas entre ricos y pobres exceden la credibilidad y comprensión de un ser humano normal y bien intencionado. Allí, demasiados ricos acumularon su dinero no por triunfar en los negocios sino por ser gobernantes corruptos.

El estatus social de las mujeres es mucho peor de lo que era en el Mundo Occidental hace 200 años.




Los derechos humanos están por debajo de cualquier estándar razonable a pesar del grotesco ex presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, quien sostuviera cándidamente en su discurso de 2011, en la sede propia de la ONU su discurso más ridículo señalando que en Irán “no había prostitutas, ni existía tal cosa a la que denominar homosexualidad”.

Según el informe preparado por un comité de intelectuales árabes y publicado bajo los auspicios de Naciones Unidas en El Cairo, antes que Mubarak sea destituido por los islamistas de la Hermandad Musulmana, el número de libros traducidos por el mundo árabe entero era mucho menor que el traducido por apenas la pequeña Grecia.

Todo esto está sucediendo en una región que hace apenas 40 años la OPEP consideraba como la segunda zona más rica del planeta y, dentro de un área mayoritariamente musulmana que desarrolló en algún momento de la historia una de las culturas más avanzadas del mundo.

Si lo desea, usted está en derecho de preguntarse: entonces, ¿por qué esto está sucediendo?

También es un hecho que casi todos los gobiernos en la región culpan de esta situación a los EEUU, a la civilización occidental, al judaísmo, al budismo, a todos y a todo, “excepto a ellos mismos”.

            ¿Conoció Usted algún presidente o funcionario importante de algún gobierno árabe que haya hecho una sincera autocrítica sobre estos temas?

            ¿Puede usted mencionar algún presidente árabe que haya reconocido el fracaso de su gestión de gobierno?

Pues por más que busquemos en la historia no encontraremos más que el acto de valentía y visión estratégica del presidente egipcio Anwar el-Saddat, claro que ello lo llevo a su propia muerte; fue asesinado por la Hermandad Musulmana egipcia por firmar la paz con los israelíes.

Justo es decir también que en esa región viven millones de personas decentes, honestas y buenas, que son musulmanes devotos o que no son muy religiosos.

Hoy, muchos de ellos son víctimas por partida doble de un mundo exterior que, a partir del avance de grupos islamistas, está desarrollando rechazo hacia ellos por el solo hecho de ser árabes. Estas personas, también son, y debe ser dicho, victimas de su propio hábitat que les divide el corazón por ser total y absolutamente disfuncional.

La situación a tener en claro es que la vasta mayoría silenciosa de los musulmanes no forman parte del terror y de la incitación, pero tampoco se manifiestan en su contra.

Esto hace que muchos ciudadanos en Occidente, equivocadamente, los consideren cómplices por omisión y esto aplica al liderazgo político, a intelectuales, hombres de negocios y a muchos otros que ignoran que la inmensa mayoría de los musulmanes son absolutamente capaces de diferenciar entre el bien y el mal; pero están condicionados y tienen miedo a expresar sus puntos de vista por diferentes y conocidas razones.

La persecución, el encarcelamiento, el secuestro, la tortura y el asesinato es muy común entre aquellos que se manifiestan públicamente en contra del yihadismo en sus países.

Los eventos de los últimos años han disparado situaciones que siempre han existido en el mundo árabe, no son situaciones nuevas o desconocidas. Aunque nunca han estado tan desenfrenadas como en la actual agitación regional.

Usted como lector podrá escoger y formar su opinión sobre el tema.
Sin embargo, debe saber que pasarán unos cuantos años antes de que el mundo reconozca que estamos inmersos en una guerra de las ideas que ya ha manifestado no pocas y brutales acciones militares.

Usted podrá tomar su propia posición al respecto, podrá negarlo o aceptarlo, ese no es mi problema.

            Mi obligación es contribuir a que lo piense, pues ya estamos bien metidos en esa guerra.
            Y mientras más demore el mundo y la opinión pública en reconocerlo, más cruenta será esa confrontación en el costo de vidas humanas.


* Escritor, periodista árabe libanés. a la/s 16:27

24 de agosto de 2014

¿Por qué nadie lo para?

José Carlos Rodríguez
Estado Islámico, la organización islamista que ha dejado atrás a Al Qaeda en radicalidad, está masacrando sistemáticamente a la comunidad cristiana en Irak. ¿Qué hace la comunidad internacional ante eso?
Un miembro de Estado Islámico posa ante una verja en la que están, ensartadas, las cabezas de varios cristianos.
El pasado 29 de junio, el líder del Estado Islámico, como pasó a llamarse recientemente, Abu Bakr Al-Baghdadi, se declaró califa, y le dijo a todos los musulmanes que debían jurarle lealtad. A sus hombres, en la misma declaración, les exigió unidad. Y les ordenó que cualquiera que mostrase sus dudas debía ser decapitado, y su cabeza vaciada. También dijo que los musulmanes no deben caer en las excusas que les permitan eludir al politeísmo, como se le llama despectivamente al cristianismo, por la Santísima Trinidad. Esta es una crítica a la convivencia de los musulmanes con el cristianismo, una creencia que sencillamente debe desaparecer de la faz de la tierra. 
Según ha avanzado en el control del territorio de Irak, Estado Islámico (EI) ha intentado cumplir ese objetivo con una feroz determinación. Estado Islámico advirtió a la comunidad cristiana en Mosul que debían abandonarla antes del 19 de julio, o abandonarla. Una vez tomaron la ciudad, marcaron las casas cristianas con una “N”, por la palabra Nasare, literalmente nazareno. 
El patriarca cristiano Louis Sako declaró, a comienzos de julio que al menos 100.000 cristianos habían huido de sus casas ante el avance de los islamistas. Barnabas Aid, en una fecha posterior, cifra el número de refugiados en al menos 200.000.
Sako declaraba con desesperación a AFP: “Nuestro gobierno es incapaz de proteger a nuestra gente, como lo es el gobierno turco. Necesitan trabajar conjuntamente, recibir apoyo internacional, y contar con un equipamiento militar moderno”. “Espero”, terminaba diciendo, “que no sea demasiado tarde para evitar un genocidio”.
Uno de esos refugiados es el arzobispo de Mosul, Amel Shimoun Nona. En una entrevista concedida al Corriere della sera, advertía: “Nuestro sufrimiento es un preludio del que vosotros, cristianos europeos y occidentales, sufriréis en un futuro inmediato”. Sus palabras de angustia son una llamada a la sociedad occidental: “Por favor, tenéis que entendernos. Vuestros principios liberales y democráticos no tienen ningún valor aquí. De nuevo, debéis considerar la realidad de Oriente Medio, pues estáis dando la bienvenida a un número creciente de musulmanes. También vosotros estáis en peligro. Debéis tomar decisiones valientes y duras, incluso al coste de contradecir vuestros principios. Creéis que todos los hombres son iguales, pero no es cierto: El Islam no dice que todos los hombres sean iguales. Vuestros valores no son sus valores. Si no entendéis esto pronto, seréis víctimas de un enemigo al que habéis dado la bienvenida en vuestra casa”.
¿Por qué dice eso el arzobispo Amel Shimoun Nona? ¿Cómo es la aplicación más pura de los principios del Islam? EI se ha esforzado por cumplir del modo más completo los preceptos del Profeta Mahoma. Según el patriarca Louis Sako ha decapitado de forma sistemática a los niños de las comunidades cristianas. Es una denuncia que ha sido puesta en duda por algunos; al menos que sea de forma sistemática. Pero catholic.org ha accedido a algunas imágenes muy duras, que muestran la brutalidad de EI contra la comunidad cristiana en el territorio que controla. 
Se ha señalado, sin embargo, que una de esas imágenes, la de una niña decapitada, pertenece a la aplicación del islam por otros grupos, en este caso sirios, en 2013. Se trata de Fatima Meghlaj, cuyas imágenes se dieron a conocer el año pasado.
En otras imágenes, muy duras, se ven sin embargo los crímenes cometidos por EI. En una de ellas están desollando a una mujer, y recogiendo la sangre en una palangana. En otras dos se ven los cadáveres de sendas mujeres. En otra unos kurdos recogen los cuerpos de unos niños abandonados, que murieron de sed. Otra de las imágenes muestra a un miembro de EI frente a una verja que alberga las cabezas de varios cristianos decapitados. Varias de ellas recogen los cuerpos crucificados de cristianos asesinados. La prensa árabe condena los “crímenes contra la humanidad” cometidos por Estado Islámico, y pide que se detenga su actividad criminal. 
Hacerlo no será fácil. El Papa, Francisco, también ha pedido que se detenga la matanza de cristianos a manos de los musulmanes de EI, pero no explica cómo. No da el paso de justificar la guerra, pero tampoco dice qué se le puede oponer a la fuerza arrolladora, y brutal, de EI.
Con la caída de Mosul, la comunidad cristiana abandona un lugar en el que han rezado siguiendo las enseñanzas de Cristo durante dos milenios. Yousif Habash, obispo de la Iglesia Católica Siríaca de Mosul, se ha preguntado ante un periodista de FoxNews: “¿Dónde está la conciencia del mundo? ¿Dónde están las Naciones Unidas? ¿Dónde está la Administración Americana para proteger la paz y la justicia?”.
La Administración Americana, como la llamaba Habash, ya ha llegado. Había intentado abandonar el país, pero su gobierno ha permitido que caiga en el caos y que EI controle gran parte del mismo. Ahora, las bombas de factura estadounidense vuelven a impactar contra suelo iraquí, en este caso contra el nuevo enemigo: Estado Islámico. 
El Ejército de los Estados Unidos ha logrado romper el cerco de EI al Monte Sinjar, donde había un campo de refugiados iraquíes, y ha logrado asimismo recuperar Mosul y su catedral. 
¿Qué pasos ha dado Naciones Unidas? Han tomado nota de algunos de los crímenes que han podido comprobar. Y el Consejo de Seguridad, a solicitud de Francia, pidió el 8 de agosto una acción internacional que detuviese la matanza a manos de EI. El pasado viernes, el Consejo aprobó una resolución, promovida por el Reino Unido, que afecta a la financiación del grupo islamista. Más recientemente, Arabia Saudita ha pedido una Resolución del Comité de Seguridad de Naciones Unidas. 
Mientras las llamadas a la acción, muy tímidas desde el Vaticano, más abiertas desde otros gobiernos, se agolpan en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, EI continúa su política de limpieza religiosa.

- See more at: http://www.gaceta.es/noticias/nadie-19082014-1441#sthash.upctnl4C.dpuf

 

Hamas executes 18 for 'collaboration' with Israel

Hamas killed seven Palestinians suspected of collaborating with Israel in a public execution, after 11 others executed by gunmen at an abandoned police station earlier Friday; deaths linked to Israeli attacks on top officials.
Elior Levy
Latest Update: 08.22.14, 17:02 / Israel News
The armed wing of Hamas has executed 18 Palestinians Friday for allegedly collaborating with Israel during the Gaza war, Gaza sources said, after a website close to the movement reported three were killed and seven arrested Thursday.




Friday's killings came a day after Israel killed three top Hamas military commanders in an airstrike on a house in southern Gaza Strip. Israel's intelligence services rely, in part, on informers to pinpoint the whereabouts of Hamas leaders, and
Hamas has vowed revenge for their deaths.


Hamas lining up victims for execution.
Hamas lining up victims for execution.



Photo: Reuters
Photo: Reuters



Photo: Reuters
Photo: Reuters



Photo: Reuters
Photo: Reuters


Hamas militants killed seven Palestinians suspected of collaborating with Israel in a public execution in a central Gaza square on Friday, witnesses and a Hamas website said, the first public executions in the Palestinian enclave since the 1990s.


The victims, their heads covered and hands tied, were shot dead by masked gunmen dressed in black in front of a crowd of worshippers outside a mosque after prayers, witnesses and al-Majd, a pro-Hamas website, said.

Near the scene of the execution, Hamas' men attached a note serving as a general indictment for the 'collaborators': "They provided the enemy with information about the whereabouts of fighters, tunnels of resistance, bombs, houses of fighters and places of rockets, and the occupation bombarded these areas killing a number of fighters... Therefore, the ruling of revolutionary justice was handed upon him,"



Photo: Reuters
Photo: Reuters



Photo: Reuters
Photo: Reuters



Photo: Reuters
Photo: Reuters


The Hamas-run website Al Rai said earlier that 11 others were killed by firing squad and warned that "the same punishment will be imposed soon on others." They were killed by gunmen at an abandoned police station in Gaza earlier on Friday, Hamas security officials said.


It suggested a link between the killing of the alleged informers and Israel's targeting of top Hamas leaders, saying that "the current circumstances forced us to take such decisions."

The Majd website quoted a senior security official in the enclave as saying seven people had been arrested on suspicion of scoping out targets for Israel and that three others had been shot dead. No date was given for the executions or the arrests but the statement was made Thursday.

Earlier on Friday, 11 suspected collaborators were shot dead at an abandoned police station, a Hamas security official said. At the site, Reuters saw two bodies being loaded onto an ambulance before being told to leave the area.



The Palestinian Center for Human Rights in Gaza denounced the killings.



Hundreds showed up to view the public executions. (Photo: Reuters)
Hundreds showed up to view the public executions. (Photo: Reuters)



Photo: Reuters
Photo: Reuters



Photo: AFP
Photo: AFP


"We demand the Palestinian National Authority and the resistance (Palestinian armed factions) to intervene to stop these extra-judicial executions, no matter what reasons and the motives are," Raji al-Surani, the chairman of the organisation, said in a statement.

Al Majd website reported on August 6 that "a number" of Palestinian collaborators had been killed, again without giving a date.

Al Rai, however, said they were killed after the completion of "legal procedures," suggesting a hastily arranged hearing.


Photo: AFP
Photo: AFP


On July 13, witnesses in the southern city of Rafah reported seeing gunmen kill a man in the middle of the street in another incident which appeared to be the execution of a suspected collaborator.

Israel and Hamas have been at war since July 8 in a conflict that has killed 2,075 Palestinians and 67 on the Israeli side.

Under Palestinian law, collaborating with Israel, murder and drug trafficking are punishable by death. In May, Hamas announced the execution of two men accused of being collaborators, saying they had been executed in accordance with the law.


In principle, Palestinian President Mahmoud Abbas, who heads the Western-backed Palestinian Authority, is supposed to approve all executions.  Hamas has controlled the Gaza Strip since winning elections in the enclave in 2007. Although it handed the reins of power to a Ramallah-based administration in early June, it remains the de facto power in Gaza.

Reuters, AFP and AP contributed to this report
First Published: 08.22.14, 08:29

PERDON PERO NO PUEDO ESCUCHARLO 


PARA LOS QUE ENTIENDEN INGLÉS: ESCALOFRIANTE NOTA DE PROGRAMA DE RADIO AUSTRALIANA, A UNO DE LOS LÍDERES DEL ISIS EN EL NORTE DE IRAK.
UNA Y OTRA VEZ ME PREGUNTO QUE ESPERA EL MUNDO PARA DESPERTARSE.......
Australian radio Interview of ISIS Chief- Omar Shishani

Un manual de combate de Hamas capturado por la FDI muestra los beneficios de los escudos humanos

Un manual de combate de Hamas capturado por la FDI muestra los beneficios de los escudos humanos

23 de agosto de 2014

NDTV exclusive - how Hamas assembles and fires rockets

Las fotos de la masiva ejecución que llevó a cabo Hamas

Una secuencia de imágenes muestra cómo el grupo terrorista convierte en un espectáculo público la persecución de supuestos disidentes. La sentencia fue una "represalia" por la muerte de tres altos comandantes
Dieciocho hombres acusados de haber "colaborado" con Israel han sido ejecutados en la Franja de Gaza, anunció la televisión del movimiento islamista Hamas, que controla este territorio palestino.
Seis de ellos han sido ejecutados frente a una mezquita, de la que salían cientos de fieles, por hombres vestidos con uniforme de las Brigadas Ezedin al Qasam, brazo armado de Hamas, contaron varios testigos a la AFP.
Al menos otros 11 hombres fueron asesinados cerca de la sede de la policía en el centro de Gaza, informaron testigos y el sitio Majd, próximo a Hamas. Otro fue ejecutado en una plaza cercana.
Estas ejecuciones tuvieron lugar un día después de que tres comandantes del brazo armado de Hamas murieran en un bombardeo israelí contra un edificio en Rafah (sur de la Franja de Gaza).
La "resistencia", término utilizado para designar a los grupos armados que luchan contra Israel en Gaza, ha reforzado "la lucha en el terreno contra la colaboración con el enemigo que comete asesinatos", se lee en el sitio Majd.
Según Majd, que cita sin nombrar a un responsable de seguridad en Gaza, la "resistencia" llevó a cabo las ejecuciones después de "un procedimiento judicial".
Todos los "colaboracionistas serán juzgados por tribunales revolucionarios y recibirán las penas previstas para este delito", afirmó este responsable, refiriéndose a las cortes secretas creadas por los movimientos palestinos en Gaza.
Según la legislación palestina, los colaboradores, los asesinos y los traficantes de droga pueden ser condenados a la pena de muerte.
Teóricamente, las ejecuciones deben ser aprobadas por el presidente palestino, Mahmud Abbas, quien dirige la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) con la que Hamas ha firmado recientemente un acuerdo de reconciliación. En la práctica, son decisiones inconsultas de Hamas.