Google+ Followers

24 de noviembre de 2012

España reconoce el derecho de nacionalidad a los sefardíes, residentes o no en España



VIERNES, 23 DE NOVIEMBRE DE 2012


La medida, a la que podrían acogerse tres millones de personas, salda una deuda contraída hace 520 años cuando fueron expulsados de la península. De ellos, 250.000 aún hablan ladino, variedad del castellano de la comunidad judía

Laura Parrondo / Madrid
Bastará con conocer el ladino –variedad del castellano que hablaban las comunidades judías en España-, conservar un apellido hispánico, pertenecer a alguna de las familias a las que ya se les ha reconocido su origen sefardí o con tener un certificado de la Federación de Comunidades Judías de España que lo acredite. Con una de estas “pruebas objetivas”, el Estado concederá de inmediato la nacionalidad española por carta de naturaleza a toda persona de origen sefardí que quiera ser española, con independencia de dónde residan. También serán ciudadanos españoles el cónyuge y los hijos menores de edad, según adelantó este jueves el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en un acto en el Centro Sefarad-Israel de Madrid, en el que se presentó la nueva medida.
src="http://arndigital.com/fotos/articulos_fotounamedia_4292.jpg"
Los datos actuales hablan de que existen unos 3 millones de personas descendientes de los judíos españoles que fueron expulsados en 1492. Y en torno a “un cuarto de millón de personas” aún hablan ladino en el mundo, aseguró el ministro de Justicia. Después de varios procesos legales que se han acometido en el último siglo para devolver el derecho a ser españoles de estas personas, el Gobierno ha ido un paso más allá y concederá, sin necesidad de residencia, la nacionalidad a todas las que consigan acreditar sus orígenes peninsulares. Y lo hará de inmediato para que “España encuentre una parte de sí misma”. Para que los sefardíes sean reconocidos, después de 520 años como españoles de pleno derecho, el Gobierno hará uso del artículo 21 del Código Civil en el que el ministro de Justicia podrá dispensar la nacionalidad española por carta de naturaleza “cuando concurran circunstancias excepcionales”, según anunció el propio Ruiz-Gallardón. La condición sefardí “constituye por sí misma una circunstancia excepcional que da derecho a la nacionalidad con independencia de dónde resida el solicitante”, argumentó.

El Ejecutivo da así un paso más en el reconocimiento de este colectivo y, aunque éstos ya podían disfrutar de la nacionalidad española si acreditaban dos años de residencia, ahora podrán disfrutar del protectorado de las embajadas y consulados nacionales en un momento en que palestinos e israelíes han alcanzado una tregua en la franja de Gaza.

Con Zapatero se paralizó el proceso

Tras el Real Decreto de expulsión que tuvo lugar bajo el reinado de los Reyes Católicos en 1492, no fue hasta 1924 cuando bajo la dictadura de Miguel Primo de Rivera se aprobó un decreto por el que concedía la ciudadanía española a “los antiguos protegidos españoles o descendientes de estos, y en general a individuos pertenecientes a familias de origen español que en alguna ocasión han sido inscritos en los registros españoles”. Gracias a esa ley y a la interpretación de varios diplomáticos españoles, se estima que unos 40.000 judíos sefardíes, o no, salvaron su vida del exterminio nazi una década después. Entre estos diplomáticos se encontró el embajador español en Bucarest, José de Rojas y Moreno, bisabuelo del actual ministro de Justicia.

Bajo el mandato de Felipe González, en 1988, se modificó el Código Civil y se introdujo en el artículo 22 la novedad de que los sefardíes, que acrediten su condición, podrían adquirir la nacionalidad por residencia legal en España durante dos años. El plazo general es de 10 años. Y, acogiéndose a las “circunstancias excepcionales”, cada persona que lo solicitaba, conseguía de forma individual la nacionalidad por carta de naturaleza. Hasta 2009, que el Gobierno de Zapatero frenó estas concesiones.

Un proceso de “aceleración” de nacionalidades

Con Mariano Rajoy se reactivó el proceso y hasta ahora, se han concedido 120 nacionalidades pero ahora, podrán ser españoles de pleno los sefardíes que no residan en España. “Esta normativa supone el reconocimiento de un derecho”, aseguró el presidente de la Comunidades Judías de España, Isaac Querub, en el acto de presentación. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, que también estuvo presente en el acto, José Manuel García-Margallo, explicó la nueva medida como “proceso de aceleración de las nacionalidades” y celebró “la vuelta a la tierra y a la libertad de todos los españoles de aquí y de allí”.

Publicar un comentario