Google+ Followers

2 de agosto de 2014

Javier Bonilla
Túneles de Gaza y
las cloacas
de Punta Carretas
  • Mientras decenas de miles de Cristianos, Bahai, Krishna, Budistas, etc.,  deben lucir una inhumana “N”  (de Nazarenos”) amarilla y pagar rescate para no ser degollados o crucificados, como cientos lo han sido en las últimas jornadas, fuera de los miles de mujeres mutiladas por los extremistas musulmanes hoy ganando la guerra en Irak y Siria, ante el cobarde silencio de Occidente y de los aún más execrables “intelectuales progresistas”, nuestro impresentable presidente se permite amenazar con retirar a nuestro embajador en Israel, por “la paz” y porque, según él “esto es demasiado".
No lo oímos condenar los miles de cohetes enviados durante décadas, desde Gaza a Israel, ni cuando algún psicópata de Al Kaeda, Hamás o Hezbollah -que la acobardada (o cómplice) prensa internacional denomina “activistas”- se inmolaba en  calles de Israel, del barrio madrileño de Atocha, la Zona 0 de Nueva York, el subte londinense, o en el Parlamento de la cercana Trinidad & Tobago….
Nunca lo vimos condenar a las FARC, a las que pretende “pacificar”, siendo  capaz de correr desnudo por el polo para ganar un injusto Nóbel de la Paz, el cual, esperamos,  no se le conceda. Los académicos nórdicos deben evaluarlo bien, especialmente después del papelón de haber galardonado a Rigoberta Menchú, comprobando luego la falsedad de  su historia, supuestas masacres familiares incluidas...
Días atrás, el angelical Pepe, en Paraguay, fingió ignorar qué era el EPP (organización terrorista guaraní, también regenteada por las FARC, responsable de decenas de crímenes, secuestros y bombas en la última década), cuando alguien le pidió pronunciarse por la vida de un secuestrado por esta banda, molestándose y saliendo con sus disparates habituales! Y quiere pacificar Colombia….!!!!!
Mujica, que, pese a dos plebiscitos ratificando la ley de caducidad, acicateado por su cantinflesco canciller y simpático pintor de ositos, Mohamed Al-Magro, exagerando adrede  sobre las  decenas de procesos que enfrentaríamos por temas del período militar, desde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en la cual Uruguay destacó al famoso abogado frenteamplista -y también de multinacionales “perversas”- Alberto Pérez-Pérez ), derogó la ley de caducidad, procesando a algunos militares para deleite de las  hordas, que, nunca satisfechas, viven y frecuentemente curran del pasado, nos viene a hablar de paz!!!!
El gobierno frenteamplista, que cada 24 de agosto, además de la Noche de la Nostalgia (ese sentimiento tan uruguayo que ni comparto ni quiero compartir…), vive la Noche de los Etarras, con extremistas caminando provocativamente y causando desmanes hasta el Hospital Filtro, conmemorando aquella jornada sangrienta de los 90, propiciada, entre otros, por nuestro descerebrado presidente para impedir extraditar terroristas, pretende un Nóbel de la Paz? De “La Paz Filtro”????????
Acaso creeremos que cuando se quieran pactar juicios - imprescindible hacerlo…- para que ciertos cabecillas de las FARC o el ELN cumplan alguna pena (aunque sea en una prisión modelo…) Mujica podrá sostenerlo? Si no pudo liberar en Uruguay ni a militares visiblemente inocentes, como Juan Carlos Gómez, Gulla o Machado, -éste, aún hoy detenido- u obtener la mejor defensa para los que fueron entregados graciosamente a Chile? ¿??  Blanco, sigue preso….!
Premios por traer familias sirias, sin siquiera exigir  que sean de origen cristiano (y  allí hay cientos de miles!!), con el peligro de infiltrar algún radical islámico latente? Galardones por traernos unos ex Al Kaeda de Guantánamo, y aún tener el tupé de pedirle a la oposición -y, algún opositor pusilánime haber aceptado…-  dejar la política exterior fuera de campaña electoral????
Ahora, amenazar retirar (como Dilma, azuzada por su demagógico asesor internacional -y padre del pisoteo mercosuriano a Paraguay en 2012- el marxista Marco Aurelio García) nuestro embajador en Israel, dándole un inmerecido espaldarazo a la dictadura de Hamás sobre Gaza -luego de ganar unas elecciones eternizado tras un golpe de estado en el poder-, ¿es por la paz?
Tolerar las crueldades de los psicopáticos terroristas palestinos con su propia población, a la que obligan a permanecer como blancos, resguardando en escuelas, hospitales y complejos de vivienda, las bases de sus cohetes -no tan caseros…- con la loca promesa de un paraíso, mientras organizan programas infantiles televisivos estimulando vocaciones terroristas suicidas, ¿es por la paz?
Hacer oídos sordos hasta a Egipto -tradicional cliente de Uruguay- que, harto, denuncia el lujo, la criminalidad y la corrupción de los principales dirigentes de Hamas, enviando a su pueblo a la guerra, de carne de cañón, mientras viven una existencia fastuosa, rodeada de Ferraris, decenas de mujeres, banquetes y mansiones en Qatar, es por la paz?
Premiar a Hamas, como a nuestros delincuentes juveniles que jueces frecuentemente izquierdistas devuelven a sus padres habiendo cometido fechorías, apurando la embajada uruguaya en Palestina, mientras se sugiere llamar al embajador uruguayo en Israel, ¿es por la paz?
Callar ante los diarios y múltiples degüellos o crucifixiones de cristianos que no paguen rescate y lleven la ominosa “N” amarilla, ejecutadas por los criminales del ISIS en la misma región, ¿es por la paz?
El inmundo silencio que tanto el oficialismo como las feministas uruguayas guardan, frente a la obligatoria mutilación femenina (cuando no la horca o la lapidación), vigente desde hace algunas semanas en parte de Irak y Siria, mientras acá enjuician a cualquiera que las mire torcido, ¿es por la paz?
Es el mismo silencio que en 1982, con el mundo escandalizado por las matanzas de Sabra y Chatila (también indefendibles!!!) con unos 550 muertos, rodeó el asesinato en masa de más de 40.000 palestinos por parte del dictador Al Assad padre en Hama, la cuarta ciudad siria, sufriendo nuevamente en 2012 suerte similar. Siria, actual aliado ruso, en esos tiempos era un firme socio y cómplice regional de la URSS. Ayer y hoy , para la matemática  marxista  550 muertos son más que 40.000, de los que el planeta y los “intelectuales” no oyeron hablar, ni en  1982, ni en 2012…
Qué mundo cínico! Extremamente atento si reprimen al extremismo palestino, y poco preocupado frente los cientos de túneles, con los cuales, a manera de desértico Vietcong, Hamás pensaba destruir Israel, resistente muro de contención occidental ante la creciente barbarie islámico-radical…
Probablemente para Mujica y Topolansky, durante su carrera delictiva aliados internacionales de los palestinos y las FARC, valen mucho. Tanto como las cloacas montevideanas por donde ellos transitaban –se hubieran quedado a vivir…- en los 70, a las que ya en 1965 relevaban por completo, para sus ataques posteriores. Ninguno de estos túneles lleva a la paz . Ni a  premio alguno, espero.

Publicar un comentario